Pasión y tristeza; leyendas en Tenerife de amor

Romeo y Julieta no son los únicos con un cuento de amor digno de contar. En el imaginario de las islas puedes encontrar muchas historias románticas. Aquí puedes leer las leyendas en Tenerife de amor más icónicas.

Las islas canarias no son solo el perfecto lugar para ir de vacaciones. Las leyendas en Tenerife de amor y en el resto de las islas son bastante icónicas y dignas de una obra teatral de Shakespeare. Muchos de los sitios de estas leyendas siguen intactos y son un maravilloso punto para visitar. Conocer las leyendas de amor en Canarias harán de tus visitas un tiempo más especial y te dejarán queriendo saber más sobre la increíble historia de estas islas.

Amarca

La historia de Amarca no es la más feliz de todas, pero es una de las leyendas de amor en Tenerife que, aunque sea poco conocida, nos deja una gran reflexión. Se cuenta que la bella mujer, que vivía en las alturas de Icod, era deseada por muchos. Que hasta el último Mencey, Belicar, quedó enamorado de ella. Es por eso que el pastor Garigaiga, tan loco de amor por Amarca y siempre rechazado por ella, no soportó más el desdén y se lanzó desde un precipicio. Llena de culpa, se dice que Amarca realizó la misma acción. Por los bosques de Icod se cuenta que se puede escuchar la voz del pastor llamando a Amarca.

leyendas Tenerife amor

Gara y Jonay, el amor contra el destino

La historia de Gara y Jonay es una de las leyendas de amor más conocidas en Canarias. Ambientada en La Gomera, esta historia muestra cómo el amor es un regalo por el que se debe luchar. En otros tiempos, los Chorros de Epina eran la fuente en la que se descifraban los andares del destino y del amor. Si los chorros estaban tranquilos significaba que ese amor iba a traer felicidad, pero si se enturbiaba predecía que los enamorados iban a sufrir muchas desgracias.

Esta historia comienza en la fiesta Beñesmén, que en ese entonces era el comienzo del año nuevo. La princesa Gara fue a ver que le deparaba el destino para su vida amorosa, pero se llevó una gran decepción cuando al ver su reflejo, el agua se empezó a enturbiar. Jonay, hijo del Mencey de Tenerife, al ver a Gara se enamoró perdidamente. Ignorando todas las señales del destino, Gara también se enamoró del joven y pronto avisaron a sus familiares. Se dice que al anunciar sus deseos de unión se dieron cuenta que el volcán Echeyde (Teide) se movió y empezó a echar lava. Todos entendieron que esta unión estaba maldita y les prohibieron estar juntos.

Los jóvenes decidieron escaparse a lo más alto de El Cedro y vivir juntos, pero la ilusión les duró poco. Cuando sus familiares los encontraron, Jonay y Gara decidieron que era mejor no vivir que estar separados, y con una vara afilada en ambos lados se abrazaron clavándosela en los corazones. Ese último abrazo bautizó lo que hoy es el Parque Nacional de Garajonay en La Gomera.

Iballa y Hernán Peraza

Durante los tiempos de la conquista Canaria surgió un amor prohibido por las clases sociales. El amor entre Hernán Peraza, señor de la isla de La Gomera, e Iballa, una indígena que vivía en la cueva de Guahedún. Esta historia tuvo un trágico final cuando los habitantes de la isla decidieron poner fin a este romance que parecía inmoral. Uno de los días en los que Peraza fue a visitar a su amante varios locales fueron en su búsqueda para asesinarlo. Iballa intentó protegerlo, pero sus esfuerzos fueron en vano, ya que un dardo asestó la espalda del señor dando por finalizado ese romance ilegal. Es gracias a esta historia que la cueva donde vivía Iballa ahora lleva el nombre de La Degollada del Conde o Degollada de Peraza.

leyendas en Tenerife amor

La violeta de las cumbres

Mucho se habla de por qué florece la Viola Palmensis en lo más alto de la isla de La Palma. Según cuenta la leyenda, hace mucho una joven pareja se encontraba a escondidas, ya que su amor no era bien visto. Se dice que fue el mismo diablo que se molestó y creó una pared para evitar que los jóvenes se siguieran viendo. El chico intentando saltarla, terminó cayendo al vacío y la pobre joven quedó buscando a su amor por todos lados. Es en el punto donde florece esta flor en primavera donde se dice que se encontró su cuerpo tirado en el suelo y cubierto de un manto brilloso. También se dice que el joven fue convertido por el diablo en una columna de basalto de la Caldera de Taburiente.

Si quieres saber más sobre las curiosidades que alberga Tenerife, te recomendamos que leas nuestro artículo donde puedes ver un poco más de la interesante historia de nuestra preciosa isla.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp